Saltar al contenido

El Día que me animé a Cantar…

Actualmente estoy cursando un Postgrado en Marketing Digital y Community Management en IEBS Escuela de Negocios de la Innovación y los Emprendedores ubicada en España. Yo soy uruguaya pero gracias a la tecnología, hoy puedo estudiar desde mi casa en una escuela de España. Como tarea del primer módulo del curso se nos pide crear nuestro propio Blog y escribir por lo menos un post… por lo que aquí estoy!

Quizás el tema  a escribir debería estar relacionado a mi trabajo o a lo que estudio…pero como habrás visto en su título, este post nada tiene que ver con eso. La realidad es que desde hace meses mi vida se resume a trabajar y estudiar y es hora de pensar en otra cosa. Y apenas me puse este objetivo, no pasó ni un minuto que ya tenía en mente el tema del cual quería escribir.

La música siempre ocupó un espacio importante en mi vida. Soy fiel creyente de que una buena canción te puede curar el alma, te puede sacar una sonrisa, te puede enamorar, te puede hacer bailar hasta que tus pies no aguanten más y así puedo seguir nombrando infinidad de sensaciones y emociones que te puede provocar la música. Y ni que hablar si estamos ante un show en vivo…cosas mágicas si las hay…

Pero mi amor hacia la música no se basa solo en escucharla sino también en expresarla. Desde chica me cuentan de mi gusto por este arte. Parece ser que me regalaron un pianito una navidad y no dejé dormir a mi familia y a mis vecinos por mucho tiempo cuando tenía alrededor de 6 años. Seguido a esta obsesión con el pianito, mi madre hizo el intento de que aprendiera a tocar el verdadero piano y así seguir sus pasos. Mi madre es amante de este instrumento y cuando era chica todas las noches se encargaba de que mi hermana y yo nos fueramos a dormir escuchando sus mejores melodías. Sin duda que de ella saco toda mi pasión por la música. Pobre mamá…su inversión en las clases y esperanza de que aprendiera a tocar el piano como ella se vieron fracasadas cuando tomé la decisión de mirar la comedia del momento (“Carrusel de las Américas”) que pasaban en el mismo horario de mi clase por lo que poco tiempo después las clases se terminaron para mi. A los 10 años conocí a Michael Jackson y a Madonna, los indiscutibles Reyes del Pop. Recuerdo levantarme a tempranas horas en la mañana solo para ver sus conciertos y para bailar una vez mas junto a Michael al ritmo del Moonwalk, mientras me seguía aprendiendo los diálogos de su película Moonwalker o Caminante Lunar como la llamaba yo. Acá les dejo lo que para mi es sin lugar a dudas el mejor momento de este clásico del Rey del Pop.

Pero fue alrededor de mis 14 años que descubrí que la manera por la cual iba a expresar la música que tenía adentro era tavés del canto y la cantante que logró que descubriera lo que después se iba a convertir en mi pasión fue Celine Dion y más precisamente su canción “‘Because you loved me”. Fue en este momento que descubrí esta sensación maravillosa que me produce cantar y fue entonces que decidí tomar clases. En el camino me presenté en un par de Café Concerts que se organizaban en mi colegio pero aquí descubrí a lo que me iba a impedir por mucho tiempo poder disfrutar realmente de lo que más me produce satisfacción en el mundo: el miedo y mi mayor enemigo: yo misma. Subirme a un escenario significaba una tortura. Solo el hecho de pensar en las críticas me atormetaba. Cantar se convirtió en ponerme en una vitrina y esperar los comentarios de los demás, en un deseo de aprobación del público y en un estado de pánico incontrolable.

Cuando tenía 20 años decidí estudiar Comedia Musical. Creí que el hecho de convertir mi pasión en un verdadero trabajo diario iba a ayudar con esta tranca de poder finalmente disfrutar de este arte. Pero me equivoqué…durante los 2 años de carrera puedo decir que aprendí muchísimo y sin duda que las obras que hicimos me dejaron una sensación increíble pero todavía no podía sentirme libre de las voces de los demás…

Hace 3 años (a mis 25) empecé nuevamente las clases de piano. Calculo que el hecho de pensar que iba a llegar a mi vejez sin haber aprendido este instrumento que tanto amo me atormenataba y el dicho que dice que tenemos solo esta vida para vivir se me presentó como algo muy cierto,  y además no iba a dejar que una comedia infantil se llevara para siempre mi tiempo de aprender lo que quería! Esta vez creí que el piano me iba a ayudar como acompañante fiel cuando cantara y no me equivoqué… Como toda escuela de musica, mi escuela realiza todos los años una presentación en la que los alumnos tenemos la oportunidad de exponer al público lo que aprendimos en el año. El primer año no me animé, el segundo decidí enfrentarme con el maldito demonio y me subí al escenario. Era la prueba más grande que me había puesto: tocar el piano y cantar en frente a las 600 personas que iban a asistir a este evento. Para mi era más difícil que cualqueir cosa que te estes imaginando en este momento que para vos es difícil. Pero esta vez no me iba a ganar. Durante semanas practiqué la canción que iba a tocar y traté de imaginarme en ese momento exactamente sintiendo lo que quería sentir, calculo que fue una visión que no me saqué de la cabeza por mucho tiempo y,  finalmente llegó el día en que me animé a cantar…

Sí, para un entendido en música son tan solo un par de acordes en el piano y el canto no representa grandes desafíos pero para mi fue como escalar la montaña más alta, con viento en contra, sola y sin agua ni comida. Ese día las voces de afuera desaparecieron. Me sentí liberada de lo que me había estado acosando toda la vida. Ese día sentí la música como nunca antes la había sentido y esa noche no pude dormir de la emoción que tenía…

Pero lo mejor es que después de que pasó el día que me animé a cantar mis ganas de seguir animándome fueron creciendo cada vez más. La confianza que había ganado en mi me pedía más. Y un año después, en el mismo concierto toqué y canté una canción un poco más exigente.

Como pueden ver tengo los mejores Fans del mundo que SIEMPRE me alentaron a que siga mi pasión y me acompañaron en todo este proceso: mi familia y amigos. Los mejores.

Después de ese día siento como una canilla que siempre está goteando y que necesita abrirse para cantar. Ese día fue el día de la liberación total que me llevó a que hoy entendiera que los de afuera realmente son de palo, que nunca a todos les va a gustar lo que haces pero siempre hay alguien que te está entendiendo perfectamente y que está sintiendo lo mismo que vos y que en definitiva ese momento es tu momento. Entendí que yo puedo hacerle sentir a los demás lo que la música me hace sentir a mi y si puedo lograr eso y compartir lo que estoy sintiendo cuando canto MISIÓN CUMPLIDA.

Hoy a mis 28 años sigo tocando el piano y cantando. Hace poco soy parte de una bandita hermosa que conformo junto a amigos del alma y con los cuales nos juntamos una vez por semana a compartir y disfrutar de lo que tanto amamos todos. No pretendo ser ni Celine Dion ni todas las artistas que admiro profundamente (Este es mi board de Pinterest el cual llamé “My Girls en honor a todas mis influencias) pero como me dijo un amigo hace poco “Nunca es tarde para rockearla y nunca dejes que el rock muera” y en eso estoy: alimentando esta pasión día a día, dedicándole el tiempo que se merece y asegurándome que nunca más me gane el miedo.

Y se preguntarán porqué escribo esto y a quién le puede importar mi historia…y es porque si con estas palabras puedo lograr que cualqueir persona que alguna vez lea este post se anime a vivir su pasión y se enfrente a sus miedos DOBLE MISIÓN CUMPLIDA. Si sos esa persona enserio…no pierdas más tiempo, el día que te animes a cantar vas a empezar a vivir.

Y para despedirme comparto el día que finalmente vi en vivo y en directo a la Reina del Pop…que gran día ese también!

Hello world!

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can always preview any post or edit it before you share it to the world.